Plantas carnívoras, aliadas en el hogar

revista_motorNotas

Escribe Eguivit
Ilustra Caveman


Sobre los insectos voladores

Es indudable que los mosquitos, las moscas, los tábanos y muchos otros insectos caseros son molestos y pueden picarnos sin más consecuencias que la comezón que nos producen en el sitio de la picadura o con consecuencias peligrosas, cuando transmiten enfermedades (dengue, fiebre amarilla, etcétera.)

¿Cómo podemos combatirlos?

Básicamente, de dos maneras: con insecticidas (mortales para los insectos y tóxicos para el hombre, los animales y las plantas) o sin tóxicos peligrosos para la salud, utilizando colaboradores ecológicos tales como las plantas carnívoras o las barreras mecánicas de protección. En esta nota vamos a ocuparnos de la acción beneficiosa de las plantas carnívoras, insectívoras en este caso. Pero debemos mencionar las barreras mecánicas con las que podemos ponerle un límite al ingreso de los insectos a nuestros hogares o a nuestra piel. Me refiero a los mosquiteros, pudiendo ser estos bastidores de tela metálica o de nailon, que se colocan en puertas y ventanas para impedir el paso a los insectos o colgaduras de cama hechos de gasa, para impedir que entren los mosquitos.

Las fiambreras, armazones en forma de jaulas para proteger los alimentos de los insectos, pueden hacerse con mosquiteros, los cuales se siguen utilizando en las zonas rurales, urbanas y en los campamentos. Son muy baratos, eficaces y no dañan absolutamente a ningún ser humano ni a ningún animal o vegetal. Además no destruyen el equilibrio ecológico. Por último, cabe mencionar aquí que la ropa de algodón, liviana, suelta, con mangas largas, más los pantalones largos, de algodón, livianos y amplios, las medias y el calzado, son barreras mecánicas eficaces para disminuir significativamente las picaduras de los insectos voladores.

¿Qué son las plantas carnívoras?

Son vegetales que tienen flores con vistosos colores que contienen sustancias que atraen a los insectos. Hay muchas especies diferentes de plantas carnívoras. Nosotros nos dedicaremos a las insectívoras, que se alimentan fundamentalmente de insectos voladores y que son absolutamente inocuas para personas y animales domésticos. Tampoco afectan a otras plantas con las que pueden convivir perfectamente bien.

“Es saludable disminuir el uso indiscrimado de insecticidas.”

Por medio de diferentes mecanismos de captura, los insectos no pueden evitar que las sustancias que segregan las plantas insectívoras terminen con sus vidas, transformándose así en alimento para ellas. Nuestro hogar, nuestro jardín, nuestro parque, nuestra casa, se convierten en ecosistemas que disminuyen significativamente la cantidad de insectos molestos y, en muchas oportunidades, peligrosos para la salud de los humanos y la de nuestros animales. Valiéndonos de su ayuda, no modificamos la polinización, necesaria para la supervivencia de los vegetales y no contaminamos los frutos que todos consumimos, no afectamos la capa de ozono de la atmósfera, y no impregnamos a nuestros niños con sustancias tóxicas, capaces de producir severas reacciones alérgicas.

En muchas oportunidades no sabemos todas las consecuencias del uso indiscriminado, masivo y excesivo de los insecticidas domésticos, consecuencias que pueden ser una leve irritación de la piel y las mucosas, transitoria, que pueden originar enfermedades más graves.

Contra los métodos naturales, fácilmente utilizables y eficaces, hay un constante bombardeo de propagandas en las que se insiste en la tremenda eficacia sobre los insectos, de los nuevos pesticidas.

Lo que no se dice en esas propagandas es que la toxicidad no está conocida en su totalidad y que la acción de dichas sustancias, tan potentes, es poderosa contra los insectos y también contra otras especies.

¿Con una sola planta carnívora es suficiente para disminuir la cantidad de insectos que puede haber en el hogar?

No. Son necesarias muchas, pero son vegetales inofensivos, que requieren pocos cuidados y que tienen vistosas flores, muy agradables desde el punto de vista ornamental y estético.

“Las plantas sólo necesitan agua destilada, tierra y su alimento, los insectos.”

¿Son caras las plantas carnívoras?

No. Más caros son los daños que producen los insecticidas que compramos en el mercado y rociamos con ellos vajilla y alimentos y que después ingerimos, con los riesgos consiguientes de intoxicación o aparición de enfermedades más complicadas.

¿Requieren muchos más cuidados que una planta común?

Sí. Hay que informarse acerca de cuáles se adaptan a nuestra vivienda, dónde deseamos ubicarlas, qué tipo de insectos son los más comunes en la zona donde vivimos y cuáles son las más eficaces en cada caso. También tenemos que aprender a cuidarlas, lo cual no es complicado porque sólo necesitan agua destilada, un soporte de tierra y su alimento son los insectos.


[ Nota publicada en Revista Motor #2 ]

Compartir esta nota

Leer otras notas


Leé la revista completa