La Bomba de Tiempo: “Es fundamental ser honesto con uno mismo”

revista_motorNotas

Entrevista Revista Motor
Responde Alejandro Oliva de La Bomba


Precusión grupal y un sistema de señas para dirigir las improvisaciones

Revista Motor: ¿Antes de La Bomba, qué actividades realizaban? ¿Hoy se dedican exclusivamente a la música o comparten el tiempo con otros proyectos?
Alejandro: Todos los músicos de la bomba ya éramos profesionales de amplia y reconocida trayectoria en la música mucho antes de la existencia de la bomba como grupo, es más, por ese motivo fuimos convocados. La bomba es un grupo que se inició con percusionistas profesionales con gran entrenamiento técnico y nutrida experiencia en el terreno de la improvisación y la música popular. Nos dedicamos exclusivamente a la música, cosa que ya veníamos haciendo muchos años antes de la bomba.

Revista Motor: ¿Cómo se formó La Bomba?
Alejandro: Fue una convocatoria de Santiago Vázquez, quien tenía en su cabeza la idea de formar un grupo de esta naturaleza y buscó a los músicos que consideró aptos para llevarla a cabo.

Revista Motor: ¿Cuáles son los referentes de La Bomba? ¿Son relacionados a la música, el arte, u otras disciplinas?
Alejandro: Las referencias son, por un lado, las escolas do samba, las comparsas de candombe y otras expresiones de la percusión grupal que generan un lugar de encuentro y pertenencia y, por otro lado, más vinculado al lenguaje musical específico, las experiencias de improvisación y muy especialmente el músico afro americano Butch Morris quien desarrolló, en el campo de la música de jazz, un sistema de señas para dirigir las improvisaciones.

Revista Motor: ¿En qué se distingue La Bomba hoy? ¿Qué los destaca y diferencia?
Alejandro: La diferencia fundamental con otros grupos de percusión es que no hacemos música de género (como por ejemplo el candombe, el samba, etc, etc) sino que estamos en la búsqueda de un lenguaje propio, a partir de la improvisación y el sistema de señas. Otra peculiaridad es que hace ocho años que tocamos todos los lunes en el mismo lugar, sin parar prácticamente, con un promedio de más de 1500 personas por show en el público. Esto es inédito en el mundo. Esto aparte de los shows en el resto del país.

Revista Motor: ¿Existió un episodio en particular que hiciera que La Bomba creciera, y sea conocida o fue una sucesión de eventos? ¿Cómo fue ese camino?
Alejandro: Es claramente una mezcla de cosas. En primer lugar la música, el grupo genera desde el escenario una gran energía. Seguramente faltaba en Bs. As. un lugar donde la gente se reuniera a bailar, escuchar música, tomar algo, conocer gente y todo esto… un día lunes!!! El lugar, el Konex, es ideal también, amplio, abierto, en pleno Abasto, muy accesible. Básicamente creo que es un misterio, sino sería muy fácil generar algo así, y la verdad que no lo es.

Revista Motor: ¿Qué recomendaciones darían a quien se quiere dedicar a la música y a las artes escénicas de manera profesional e independiente?
Alejandro: La música requiere, en primer lugar, una fuerte vocación. Es como que la música te elige a vos, esa es la sensación para los que hacemos música desde muy chicos. Después se necesitan una gran disciplina y un gran entrenamiento para poder desarrollarse en un instrumento, no existen caminos cortos. Luego es hacer y hacer, producir cosas, probar, conectarse con gente afín, disfrutar del hacer por el hacer mismo. Lo que pase o no después con todo eso es siempre un misterio. Y estoy hablando de arte, no de éxito comercial. El comercio es otra cosa, pasa por otro lado.

Revista Motor: Y por último, ¿qué consejos puede darle a todos los emprendedores que participan de esta revista con respecto a sus proyectos?
Alejandro:

Claridad en el proyecto, en su definición y en su producción. Juntarse con la gente adecuada, disfrutar el camino, poner el corazón y mucha energía. No desanimarse si las cosas no salen siempre bien y ser honestos fundamentalmente, sobre todo con uno mismo.

Conocé más

Sitio web de La Bomba


[ Nota publicada en Revista Motor #6 ]

Compartir esta nota

Leer otras notas


Leé la revista completa