Imprenta Rescate

revista_motorNotas

Revista Motor entrevisté a Leandro Jacob, de Imprenta Rescate el 11 de octubre de 2018



En Parque Chacabuco, Buenos Aires, una prensa tipográfica de 1905 conforma el corazón de este taller de impresión y edición artesanal. Se llama Imprenta Rescate.

Un espacio de pensamiento y materialización gráfica en torno a la palabra, el rescate del sentido humano.

Revista Motor: ¿Cuál es el espíritu de Rescate a la hora de seleccionar frases con tanta sensibilidad?

Leandro: Por un lado, el llamado Espíritu es uno solo y anima todo lo que nos rodea. Lo hace a través nuestro y de nuestras herramientas, sea la voz, un pincel o una máquina. De algún modo todos somos animadores de ese espíritu. En cada cosa que hacemos, sin jerarquías ni importancia. En este caso particular, trabajar artesanalmente la palabra impresa me lleva a materializar frases, ideas o libros que mantuvieron siempre en alto la experiencia humana.

Por el otro lado, la palabra que me surge es responsabilidad. Una responsabilidad humana que tiene que ver con lo que uno hace en el medio de y para la comunidad en la que vive. A mí hora me toca este oficio manual. Hace recién 12 años que me dedico a esto, la tarea por delante es enorme pero hermosa. Comienza en la soledad del taller, pero luego se traslada a la persona entusiasta que encarga un trabajo, cuelga un afiche o compra un cuaderno.

Revista Motor: ¿Qué sensaciones y sentimientos produce trabajar en una prensa tipográfica de 1905? Nos encantaría conocer cómo es el proceso de trabajo.

Leandro: Un taller es un espacio dispensador de imaginación, donde una serie de herramientas, recursos y límites danzan en torno a la creación.

El corazón de este taller es Dorotea: la prensa tipográfica con la que realizo casi todos los trabajos. El primer sentimiento que me evoca es gratitud. Conocer a esta prensa le dio un rumbo a mi vida, me hizo conectar la mente a la mano, el cuerpo al espíritu, la palabra a la acción. En síntesis: me enseñó el valor de lo artesanal.

Para componer un afiche, determino primero qué tipografía y papel quiero utilizar, cuál es el sentido que lo haga y para quiénes. Ubico letra por letra, palabra por palabra en la mesada de mármol, hasta que tengo lista la matriz tipográfica. Es una escritura silenciosa que luego será replicada en serie. Acto seguido, la traslado a la prensa tipográfica, le doy tinta a los rodillos y comienzo la impresión, una por una.

Revista Motor: Creemos que mantener vigentes el trabajo artesanal, los oficios y lo analógico es muy importante en este mundo cada vez más digital. ¿El nombre “Rescate” tiene que ver con el deseo de no olvidar y de mantener vivos estos procesos?

Leandro: También creo que es muy importante, y agrego que es irremediable, porque el trabajo artesanal, los oficios y lo analógico es inherente a lo humano. El foco está puesto cada vez más en lo digital, pero como dice mi amigo Sebastian Gys, “Todos los días nace el mundo”, y creo que el mundo no cambia tanto como creemos. La complejidad de la vida sigue siendo la misma desde la antigüedad.

El nombre Rescate me surgió sin pensarlo mucho hace muchos años, pero no hay día en que no dejo de reflexionar sobre su alcance. Está atravesado por distintos sentidos: habla de cómo el trabajo manual me rescató a mí; de cómo a través de este trabajo se pueden rescatar palabras, autores, obras que por algún motivo se hundieron en el olvido, la omisión o el malentendido; y cómo en la suma se rescata el sentido humano y se lo hace perdurable a través de una impresión noble, que dura en el tiempo y se transfiere de generación a generación.

Leandro Jacob, 11 de octubre de 18


Conocé más

Imprenta Rescate



[ Nota publicada en Revista Motor #17 ]

Compartir esta nota

Leer otras notas


Leé la revista completa