Consumo responsable

revista_motorNotas

Escribe Mercado Verde
Ilustra Pupé


Conozcamos nuestra virtud como consumidores: El poder de elección

La sociedad de consumo fue acrecentándose en los últimos 100 años en el seno de la revolución industrial y la producción masiva de bienes para la cobertura de las necesidades humanas.

De esta manera se vieron afectados los recursos naturales de nuestro planeta, básicamente por su uso desmedido, como así también por los procesos económicos, por las constantes crisis financieras, que trajeron aparejado problemas sociales, como la desigualdad, el desempleo, el trabajo ilegal, y falta de oportunidades para los sectores más postergados de la sociedad.

Esta forma de consumo se ha transmitido de generación en generación delimitando una sociedad de derroche fuertemente establecida, generando una continuidad, pero también un fortalecimiento de la misma.

Estas grandes problemáticas han dado nacimiento, en los últimos años, al denominado “Consumo Responsable” el cual es un proceso que promueve un cambio de paradigma desde la principal fuente del problema que es el individuo/consumidor, fomentando así que a la hora de la elección de los productos y servicios no sólo nos basemos en su calidad y precio, sino también en su impacto ambiental y social, y en la conducta de las empresas que los elaboran.

Esto nos lleva a una nueva era de responsabilidad social tanto colectiva como individual. El consumidor actualmente cuenta con un poder único, el poder de elección. En primera instancia este poder radica en la elección de los elementos que “realmente” necesitamos para abastecer nuestras necesidades básicas, la primera premisa del consumo responsable es reducir aquello que no necesitamos o que nos es innecesario.

El segundo estadío es más profundo, y radica en la información que actualmente brindan los comerciantes e industrias.

Es necesario incluir información sobre la elaboración total del producto

desde sus materias primas hasta su distribución, allí entra en juego qué recursos naturales y cómo fueron utilizados, si fueron recompensados, sus tratamientos, formas de producción, etc.

También entran en juego el comercio justo en donde busca promover una relación comercial voluntaria y justa entre productores y consumidores. Teniendo en cuenta diferentes principios a la hora de producir entre ellos destacamos el cuidado del ambiente, la mejora de la calidad, la producción orgánica, la capacitación y promoción para generar más oportunidades a este tipo de comercio, el no trabajo infantil, la libertad de asociación, precio justo, transparencia, responsabilidad, igualdad de género en los ámbitos laborales y el acceso a la información de los materiales.

Por último, es importante destacar que este nuevo consumo parte de la base de un proceso económico que incluye la coparticipación de los ingresos económicos por parte de todos los involucrados en la cadena,

fortaleciendo la participación de los pequeños productores, y artesanos,

la generación y valorización de un precio justo para todos los intermediaros, distribuyendo equitativamente los ingresos, y posibilitando al consumidor pagar lo que realmente vale un producto, con un compromiso ambiental, cultural, social y económico.

Dentro del consumo responsable entran además muchos temas más, vinculados a la utilización de químicos y tóxicos, los empleos verdes, la eficiencia energética, el comercio justo, el comercio artesanal, la actual forma de distribución de alimentos, el marketing y la comunicación, los residuos, las compras públicas sustentables, etc.

Beneficios del consumo responsable (sociales, ambientales, económicos):

. El consumo responsable supone comprar productos que no dañan el ambiente y que son
biodegradables y ecológicos y etiquetados como tal.
. Se asegura que tanto la producción, como el envasado y transporte son beneficiosos para el ambiente.
. Todo esto disminuye la huella ecológica, es decir, la cantidad de terreno que necesita cada
individuo para obtener materias primas y depositar sus desperdicios.
. Al consumir productos sostenibles también enviamos un mensaje a las empresas fabricantes de éstos, haciendo que cada vez sean más las que den importancia al cuidado ambiental.
. El consumo responsable también incluye la preocupación por la protección de los derechos de sectores más susceptibles de ser explotados, como los niños, las mujeres, etc.
. Beneficia los derechos del trabajador y que éste reciba una remuneración justa por su labor, independientemente de su raza, sexo o etnia.
. El consumo responsable supone una fuente de ahorro para el que lo practica ya que no sólo consta de la compra de productos sino en el uso de energía y servicios.

Conocé más

Mercado Verde
Pupé, ilustradora


[ Nota publicada en Revista Motor #4 ]

Compartir esta nota

Leer otras notas


Leé la revista completa