Astrología, lenguaje sin palabras

revista_motorNotas

Escribe Astrología para amar
Ilustra Elseñorcuervo

Introducción al mundo de los astros.



Ayudar a comunicarnos con todo lo que nos rodea, reconociéndonos como parte de ese todo, es tarea de la astróloga Agustina Malter Terrada de Astrología para Amar.

Desde tiempos remotos a esta parte, los seres, las especies, el planeta, las galaxias, han tenido sus variadas formas de comunicación. Como parte de un gran sistema, con una lógica inteligente que escapa a la razón pura, el enorme caos que nos constituye ha vivido en relación.

El Universo, en parte incognoscible, está compuesto por átomos, sustancias elementales en relación permanente, energía pura. Energía que ha tomado diversas formas en la Tierra. Por lo que somos diversidad, relación, interconexión. Basta con mirar la lluvia caer por mi ventana cuando escribo, el sol brillar sobre el pasto a la tarde, un arco-iris, las estrellas, el polvo que se desprende al ventilar una sábana, para vivenciar que somos un campo energético en constante vínculo con todo lo que nos rodea.

El psiquismo también es energía. Y el ego una forma mas de energía en esta diversidad.

La conciencia nos permitió nombrarnos como parte y separarnos de esa inmensa selva mística y compleja que es la vida. Me imagino el primer hombre, saliendo a la vida a un mundo abierto, múltiple e infinito, e intentando comunicarse con todo eso de lo que era (y sigue siendo) parte.

El hombre necesitó nombrarse, cazar, adaptarse… y en esa necesidad, separarse, refugiarse y protegerse fue el primer movimiento para sobrevivir.

Hoy nos preguntamos: ¿Cómo hizo? ¿Cómo pudo el lenguaje emerger en la aparente distancia entre esas especies conformando la diversidad? Imagino que sus primeros movimientos fueron en relación a todo lo que lo rodeaba, desde una sensibilidad intuitiva que lo reconoció como parte de esa inmensa bastedad. El hombre es una especie más dentro del caudal de especies que conforman lo que llamamos vivo. Se abrió intuitivamente a las leyes de relación entre especies, y pudo en algún momento conformar un todo equilibrado y dinámico. Pero luego para sobrevivir, necesitó dominar, nombrarse, separarse. Separarse fue protegerse y protegerse sobrevivir. Aprendimos que excluir, cerrar y anular al otro, es sobrevivir y conservarnos.

La astrología como lenguaje habla sin palabras para volver a esa comunicación inter-especie para reconocernos en la totalidad. Y así vivir más acorde a la especie que somos, a la diversidad y a nuestra creativa singularidad.

Conocé más

Astrología para amar
Elseñorcuervo, ilustrador


[ Nota publicada en Revista Motor #12 ]

Compartir esta nota

Leer otras notas


Leé la revista completa